::: Dinámicas para tutoría :::
Reclutamientos forzados para el servicio militar
en Barrancabermeja (Colombia)
Emilio / Domingo 1ro de noviembre de 2009
  Versión para imprimir de este documento Versión imprimir ::
 

Bitácora de un Secuestro Legal…

El día 18 de noviembre de 2009, a la 8:30 pm, un camión con 15 militares, escoltados por una patrulla de la policía llegaron a la cancha polideportiva del barrio Progreso, donde un grupo de niños jugaban al futbol, sin medir palabras con fusiles al frente se tomaron el escenario y de forma agresiva les sometieron contra la malla para requisarlos, procedieron a pedirles los documentos; los jóvenes entregaron sus tarjetas de identidad, de ellos solo Gustavo Guzmán tenia la mayoría de edad, un soldado se dirige a él y le dice “móntese al camión que ya usted esta listo para prestar el servicio”.

A empujones dos soldados lo embarcan en el camión; en ese momento llega su mamá quien desesperada les ruega que no se lleven a su hijo, manifestándoles que su hijo acaba de cumplir los 18 años en el mes de octubre, que son desplazados por la violencia y que en el distrito no han querido tramitarle la libreta; Intervine dirigiéndome a un soldado para preguntar quien estaba a cargo de la batida, y a que batallón pertenecían, el respondió mi teniente Pérez y somos Batallón Especial Energético y vial Nº 7.

Seguidamente me acerque al señor Pérez, manifestándole que lo que estaban haciendo era irregular, respondió quítese y déjeme trabajar, insistí pidiéndole que explicara en que se basaba para cometer estos atropellos y respondió en voz alta “señor hay un librito que se llama la constitución política la cual me habilita para hacer lo que estoy haciendo”.

Le dije discúlpeme señor Pérez pero la constitución no habla de que ustedes tengan la potestad de atropellar a la comunidad. Ante mi insistencia llamó a la policía para que me apartara; dos policías me sujetaron y me alejaron diciéndome en voz baja evítese problemas. El camión continua su marcha en busca de mas jóvenes, Gustavo nos cuenta que llegaban directamente a los escenarios deportivos; esa misma noche estuvieron el la cancha del barrio barranca, la cancha del barrio el chico, recogiendo jóvenes que cumplieran la mayoría de edad, sin importar que argumentaran exenciones o aplazamientos.

Continuando con su marcha llegan a la cancha de mini futbol del barrio nueve de abril, la cual se encontraba llena de jóvenes, rápidamente rodean la cancha para evitar la huida de los jóvenes. Sin embargo muchos logran correr, la policía intenta detenerlos logrando atrapar dos jóvenes, los cuales fueron estrujados y agredidos verbalmente, luego fueron esposados contra el camión como si fueran delincuentes, para que no escaparan. Inician con el procedimiento de requisarlos y pedir sus documentos, y posteriormente subidos al camión; luego el camión dirigió su marcha hacia la estación de policía de las granjas, en su recorrido recogen dos jóvenes que se encontraba dentro de una casa en el barrio progreso.

A las 11:00 pm, Llegan a la estación de policía del barrio las granjas, donde hacen una verificación de antecedentes de los jóvenes detenidos; allí se dan cuenta que muchos de los reclutados son menores de edad y les permiten regresar a su casa, muchos no tenían dinero para retornar a sus alejados barrios.

El grupo queda reducido a 10 muchachos que son llevados a la base del centro, donde pasan la noche, su descanso fue interrumpido a las 5:00 am, por un fuerte grito militar (de pie todo el mundo, a formar). Y en fila india les asigna labores logísticas.; (aseo, lavado de baños, arreglar el césped). Entre otras tareas. Así los tuvieron los siguientes 4 días. El sábado a las 5:00 pm inician los exámenes de los jóvenes reclutados durante toda la semana en circunstancias similares a la del reclutamiento de Gustavo, 150 muchachos detenidos en contra de su voluntad. El primer examen realizado fue el odontológico en el cual descartó algunos muchachos entre ellos Gustavo, que hoy tristemente nos cuenta que sus amigos no contaron con la suerte y hoy están reclutados en contra de su voluntad y con la amenaza de que si intentan escapar abren fuego contra su humanidad.

Estas irregularidades hoy se están viviendo en muchas ciudades del país, desde hace dos semanas el ejercito nacional escoltado de la policía recorren las calles, tomándose arbitrariamente los parques, las canchas, discotecas raptando jóvenes para la guerra, jóvenes que no queremos ser parte de un ejercito, que objetamos a toda practica militarista.

Las fuerzas militares premeditadamente confunden fuerza con autoridad y rompen el marco jurídico que rige su comportamiento, convirtiéndose de facto en un actor armado ilegal como cualquiera de los que dice combatir, pero nunca reconocerán su proceder ilegal pues su prepotencia las lleva a concluir que son las hacedoras y modificadoras, a su antojo, de las leyes.

Particularmente en Barrancabermeja las guarniciones militares conocen la opinión No.8/2008 del grupo de trabajo de detenciones arbitrarias de naciones unidas, en reiteradas ocasiones les hemos argumentado que el reclutamiento forzado vulnera el "derecho a la libertad personal (artículo 7), la protección de la dignidad humana (artículo 11) y el derecho de circulación (artículo 22), garantizados en la Convención Americana sobre Derechos Humanos; Igualmente esta práctica vulnera el derecho a la libertad (Art 13) Libertad de conciencia (Art 18), Libertad de opinión (Art 20) La libertad individual (Art. 28) consagrados en la constitución política de Colombia.

Es claro que el reclutamiento es regulado en Colombia en la ley 48 de 1993. Mientras que esta ley requiere “clarificar la situación militar de uno cuando cumple los 18 años de edad” (Art 14), la falta de no poder hacerlo solo puede ser sancionada con una multa (Art 41 y 42). La ley no especifica en estos casos el procedimiento normal de reclutamiento, descrito en el Artículo 14 - 21 de la ley.

En contraste a lo expresado en la norma, se hace evidente que el ejército no la respeta, pues de uso cotidiano comete actos prohibidos por la ley tales como batidas o detenciones arbitrarias en las calles y lugares públicos contra los jóvenes que no pueden acreditar su situación militar. En estas acciones somos tratados como delincuentes y son vulnerados nuestros derechos.

Barrancabermeja 25 de noviembre 2009.

Colectivo de objetores Quinto Mandamiento.


Esqueleto "epc_3c" para SPIP distribuido por ColeWebs.org | Diseño: joseluis | Copyleft