::: Dinámicas para tutoría :::
Learning to kill for fun - Aprender a matar como diversión
MINI KRISHNAN
Yolanda JB - http://www.educarueca.org / Martes 21 de octubre de 2008
  Versión para imprimir de este documento Versión imprimir ::
 

El artículo que publicamos a continuación, (que encontraréis "amablemente" traducido por el Traductor de Google), nos parece de gran interés para las personas que habitualmente leéis nuestra página. Nuestras fuerzas no llegan a más por eso no hemos sido capaces de revisar la traducción en profundidad. Si alquien dispone del tiempo necesario para ello y nos manda una traducción más aceptable estaremos encantadas con la colaboración y la publicaremos rápidamente.

How responsible are adults when things go wrong in the world of children?

Stoking aggressive feelings: Focus on emotional intelligence instead.

A child raised in a farm learns about the land, the seasons, the behaviour of animals and birds in relation to human life. A doctor’s child plays with spoons and a string in place of a stethoscope. “Say aaah …show me your tongue!- 221; and tries to give everyone “injections”. Every school-going youngster wants to play “teacher” at some point or other. Children are natural imitators and the law of Nature is that the young grow up watching and subconsciously mimicking and following their elders.

Approval from the elders is the first training ground children function in. So how responsible are we when things go wrong? Wholly and entirely.

Why then are we shocked into seminar rooms and discussions when a child is killed by fellow students but not moved to the same outrage when adults design games that encourage young children to pursue, track down and “shoot” as many “enemies” as possible in a virtual game?

Killer instincts

When by implication and through the toy-market we announce to children that it is perfectly all right and even admirable to demonise imaginary people and develop a killer-instinct about them, we are saying that for no clear reason “they” that is “some persons” need to be destroyed.

Who is this nameless enemy? Who might this collective “they” be? It is none other than ourselves because in destroying others, we also maim ourselves.

When a number of aggressive feelings have been stoked, the psyche looks for gratification of those same feelings. Suddenly there appears a perfect outlet — someone who has offended your sense of justice.

The training received by the virtual game kicks in and the phantom mentor in the game who instructed you to pick up a gun pushes its virtual “get set Go!” call through the centre of your consciousness. The alert young brain picks up the signals and goes looking for weapons because now there is a “real enemy” who needs to be eliminated. The excitement that this generates along with a sense of “duty” to the angered self is a terrible cocktail of our times — it is the lighted match to stored gun powder.

On learning about the bloodshed in a Gurgaon school, parents and teachers everywhere in India must be extremely anxious wondering when this might happen in their schools or to their wards. Surely there is something we can all do to prevent the rise and spread of such anti-life thoughts and actions?

Raising the young, both consciously and subconsciously drawing up a blueprint for their own lives, is the greatest and most vital responsibility of adults. It seems we have sent out many signals about how to be “happy”, being “successful” financially and materially. We have succeeded splendidly in that department of the time-table of life but have been rather negligent of the spiritual and imaginative training of our children. Emotional intelligence

We have neglected their humanity. More and more schools would rather have yet another club or activity centre where “success-skills” or “knowledge-skills” are taught rather than keep that hour aside for reflection and development of emotional intelligence, a class where the trusted adult in a child’s life, the teacher, can explore self-management and discuss or conduct a class about it with her group who are the same age and bound to have many problems and doubts in common.

Could I make a strong plea for the introduction and serious application of Peace Education, Value Education in which both parents and teachers collaborate to shape the minds of children and thereby the future of our society? In what other space in our children’s lives — presently so loaded with competition and stress — are we going to be able to say with conviction that killing and “wiping out” of another living creature is not a fun thing to do ?

The writer is Concept and Series Editor of Living in Harmony, a programme of multi-faith, value-education school texts published by OUP.

Email: minik (arroba) satyam.net.in

============================

TRADUCCIÓN

¿Cómo son los adultos responsables cuando las cosas van mal en el mundo de los niños?

Alentando sentimientos agresivos: En su lugar hay que centrarse en la inteligencia emocional.

Un niño criado en una granja aprende sobre la tierra, las estaciones, el comportamiento de los animales y las aves en relación con la vida humana. Un médico del niño juega con cucharas y una cadena en lugar de un estetoscopio. "Di Aaah ... muéstrame tu lengua! - 221; e intenta dar a todos" las inyecciones ". Cada escolar quiere jugar al "maestro" en algún momento u otro. Los niños son imitadores naturales y la ley de la Naturaleza es que los jóvenes crecen viendo y subconscientemente imitando y siguiendo sus mayores.

La aprobación de los ancianos da el primer entrenamiento funcional a los niños. Entonces, ¿En qué medida somos nosotros responsables cuando las cosas van mal? Total y completo.

¿Por qué entonces nos conmovió en salas de seminarios y debates cuando un niño es asesinado por sus compañeros estudiantes pero no se trasladó la misma indignación cuando los adultos diseñaron juegos que incitan a los jóvenes, a los niños a perseguir, localizar y "disparar" a tantos "enemigos" como sea posible en un juego virtual?

Instinto asesino

Cuando por implicación y por medio del juguete a través del mercado se anuncia a los niños que es perfectamente válido y que respeta todos los derecho e incluso es admirable demonizar a gente imaginaria y desarrollar un instinto asesino hacia ellos, estamos diciendo que por alguna razón no muy clara “ellos” es decir “algunas personas” necesitan ser destruidas.

¿Quién es este enemigo sin nombre? ¿Quién puede ser “ellos” en este colectivo? Somos nada menos que nosotros mismos, porque en la destrucción de otros, también nos mutilan a nosotros mismos.

Cuando una serie de sentimientos agresivos se han avivado, la psique busca la satisfacción de esos mismos sentimientos. De repente parece una salida perfecta para quien le han ofendido su sentido de la justicia.

La formación recibida por el juego virtual reaparece a patadas y el fantasma mentor del juego que te instruyó para coger una pistola te empuja con su virtual con su llamada de “prepárate y actua” desde el centro de la conciencia. El joven cerebro alertado capta las señales y va en busca de armas, porque ahora hay un "enemigo real" que necesita ser eliminado. La emoción que esto genera, junto con un sentido de "deber" encolerizado se convierte en un cóctel terrible de nuestro tiempo - es la cerilla encendia aplicada al almacén de pólvora.

Al aprender sobre el derramamiento de sangre en una escuela de Gurgaon, los padres y los maestros de toda la India deben estar extremadamente ansiosos preguntando si esto podría suceder en sus escuelas o con sus alumnos. ¿Seguramente hay algo que todos podemos hacer para evitar el surgimiento y propagación de esas pensamientos y acciones “anti-vida“?

Animar a los jóvenes, tanto consciente como inconscientemente para la elaboración de un plan sobre su propia vida, es la mayor y más importante responsabilidad de los adultos. Parece que hemos enviado muchas señales acerca de cómo ser "feliz", teniendo "éxito" financiero y material. Hemos logrado espléndidamente superar este apartado en el calendario de la vida, pero hemos sido bastante negligentes con la formación imaginativa y espiritual de nuestros niños.

Inteligencia emocional

Hemos descuidado su humanidad. Más y más escuelas no tienen otro club o centro de actividad que no sean los dirigidos a conseguir "el éxito de aptitudes" o "conocimiento de aptitudes" que sí se enseñan en lugar de mantener esa hora reservada para la reflexión y el desarrollo de la inteligencia emocional, una clase en la que el adulto que más confianza tiene que dar al niño para la vida, es decir el maestro, puede explorar la autogestión y discutir o llevar a cabo una clase sobre estos temas con su grupo donde son todos de la misma edad y se relacionan con los mismos problemas y dudas.

¿Podría hacer una presión fuerte para la introducción y la aplicación seria de educación para la paz, de la educación de valores en los que ambos padres y profesores colaboraran dando forma a las mentes de los niños y, por ende, al futuro de nuestra sociedad? ¿En qué otro espacio en la vida de nuestros niños - actualmente cargados con la competitividad y el estrés - vamos a ser capaces de decir con convicción que matar y "hacer desaparecer" a otro ser vivo no es una diversión que hay que hacer?

La persona que escribió este texto es editora de conceptos y series de Vivir en Armonía, un programa de multiconfesional, sobre textos sobre educación en valores publicados por OUP.

Correo electrónico de la persona que escribió el texto: minik (arroba) atyam.net.in

Visto en: http://www.cafi-online.org/index.php

http://www.cafi-online.org/articles.php?event=det&id=30&page=1

Fuente original: http://www.hindu.com


Esqueleto "epc_3c" para SPIP distribuido por ColeWebs.org | Diseño: joseluis | Copyleft