::: Dinámicas para tutoría :::
Educar la ciudadanía ¿de nuevo tema “estrella”?
Autoría: MAAS - Concejo Educativo
Yolanda JB - http://www.educarueca.org / Domingo 14 de septiembre de 2008
  Versión para imprimir de este documento Versión imprimir ::
 

Inicio de curso y parece que ese sigue siendo de los pocos temas que interesan socialmente. La ciudadanía, desde un centro, se educa desde que el alumnado entra en el centro hasta que sale “y más allá”. Con una asignatura no se cubre ni en 1/30 por ciento (si es que se pone una hora semanal). Los ejemplos de segregación que se dan en algunos centros y vemos como “normales”, son un ejemplo (País 14-X-08)

Nunca una parte tan exigua del horario ha provocado tanto revuelo. No por su escasez como materia, sino por la tozudez de quienes no quieren que se hablen determinados temas sin el beneplácito del Vaticano Mientras, quienes son (somos) partidarios de hacer que la educación para la ciudadanía sea un objetivo fundamental en la educación obligatoria e impregne realmente todo el proceso educativo, andamos algo atónitos, viendo la imposibilidad de que algo así ocurra.

Algunos gobiernos de CCAA, implicados en esta “cruzada”, han puesto en marcha iniciativas con diferente grado de surrealismo. Nadie como la Comunidad Valenciana (esta vez al de Madrid le han quitado el “honor”). Habrá que imaginarse a un grupo de alumnos y alumnas oyendo hablar en castellano o valenciano a su profe de Educación para la Ciudadanía y a otra persona, al lado, traduciendo al inglés para que “les llegue mejor”. Habría que ver si el alumno o alumna es, además,por ejemplo, inmigrante árabe, y no domina ni el idioma autóctono. Pensará que en este país se ha vuelto todo el mundo loco. Por cierto, ¿Faltará profesorado de Inglés para otras necesidades?. No sé si con eso se ridiculiza la materia o a la administración autonómica que lo propone.

Madrid, por su parte, potencia, claro está, la objeción. Con unos trabajillos copiados de algún lado ya se puede disfrutar de la “hora libre”. Sigue sin contestarse por parte de las administraciones, la parte de la Iglesia Católica y otras organizaciones, que la promueven, a qué más sería posible objetar dentro las materias del curriculum. A lo mejor “hay cola para apuntarse”.

En CyL no se promueve la objeción, pero, por un lado, se ha cambiado el programa para hacerlo “light” (es de los recurridos por el gobierno central) y, por otro, se respeta dicha objeción y se ha dado instrucciones para que ese alumnado esté cuidado por el profesorado en la biblioteca, hasta resolverse la cuestión. Varias preguntitas ingenuas. ¿Hasta que se resuelve una cuestión judicial, como es esta, no se debe cumplir la norma existente? Y la segunda ¿se está obligando a todo el profesorado a cumplir una ilegalidad dando cobertura a que un alumno o alumna no quiera ir a clase sin más? ¿Y si no hay biblioteca u horas de biblioteca para el profesorado,como en los centros de Infantil y primaria ¿qué se hace?. Algún centro dejaba en el patio a quien elegía alternativa en vez de religión católica, quizá esa sea una idea.

Todavía hay algunas otras “iniciativas” más particulares, como la de la editorial Casals de la que hemos leído una referencia en el País del 14 de octubre:

Un manual de Ética compara la interrupción del embarazo con el Holocausto

¿Es eso explicar la constitución y las leyes españolas?

¡Vaya panorama!. Otro día algún otro comentario con temas del principio de curso,de los que no salen tanto en los periódicos.

FUENTE ORIGINAL: http://www.concejoeducativo.org


Esqueleto "epc_3c" para SPIP distribuido por ColeWebs.org | Diseño: joseluis | Copyleft