::: Dinámicas para tutoría :::
Andar de extranjero
Autor: Pelao Carvallo
Yolanda JB - http://www.educarueca.org / Viernes 22 de febrero de 2008
  Versión para imprimir de este documento Versión imprimir ::
 

Andar de extranjé

Estar en el extranjero es vivir al tanteo, vivir de improviso, vivir al azar. Nada es seguro. Las palabras dicen otras cosas. Vuelves a escribir a mano. Aprendes de nuevo a leer. Los ojos miran distinto, los gestos indescifrables, el pensamiento intraducible. Todo es lejano por más que esté a tu lado. Estar de extranjero es vivir el silencio, dormir en sobresalto, reconocer la novedad de cada día. Cavar a cada instante una trinchera a la cual aferrarte para sobrevivir. Es dar por supuesto todo. Dar por obvio cada asunto. Decir sí, decir ah!. No tener historia ni pasado. Nadie que recuerde tus mismos juegos, tus mismos cantos. Estar de extranjero es disponerse a cumplir la mañosa tarea de colonizar memorias. Es quedar con la vida afuera, con la memoria en custodia, con el recuerdo en cuclillas.

Puesto a vivir de extranjero, todo teléfono suena equivocado; toda dirección, mal anotada. Vivir como extranjero es abolir las amistades viejas -dejarlas en suspenso-, tomar prestadas otras, quitarte años de encima; construir en días una nueva infancia y una nueva adolescencia... generar, en segundos, una nueva fe, un nuevo aroma corporal, nuevas circunstancias, nuevos temores. Es, dejarse expuesto, dejarse ir, dejarse caer, reventar en un terrón y fecundar, rehacer los tejidos, los aullidos, lavarte las orejas, intentar defenderte; componer una canción destinada al silencio.

Andar de extranjero es andar con la ropa equivocada, por la calle equivocada, por la vereda del sol. Andar de extranjero es andar con los pasos medidos, la voz cautelosa, el corazón templado, los tiempos consumidos.

Sentirse extranjero es distorsionar la vista, desenfocar los lentes; ver todo nuevo, extraño, raro, desajustado. Todo es parecido, pero distinto; todo es casi igual, pero raro. Aun así no te puedes malhumorar, puesto que debes sonreír- En el extranjero las cosas funcionan de un modo distinto, que nunca entenderás. Tratado como comentarista, nunca serás una persona. Puesto a hacer el extranjero, debes dejarte llevar y admirar la extraña belleza de esos raros paisajes viejos que por primera vez, cada vez, llegan a tu conciencia.

Puesto a vivir de extranjero no queda más camino que aprender, depositar confianza y desconfianza, desarmarte y subir peldaños para otear las posibilidades de armar esculturas faraónicas de poemas y pensamientos que digan (un poco cada vez): está bien, está todo bien; es aún tu vida, otra, pero tuya; es todavía tu sitio, otro, pero tuyo.

Pelao Carvallo

desNaturalizado

22 febrero 2008


Foro

  • Andar de extranjero
    26 de diciembre de 2008, por Estela Gavidia
    Leer este articulo desde la distancia de mi pais, en una fechas tan importante para estar en familia como es la navidad, es como que te arrancaran el corazon. Ser extranjero ademas de todo lo que describe el autor, es sentir que eres extranjero hasta en tu propio pais, es la perdida total de lo que en algun momento fuistes. Sin embargo creo que cuando sesa un poco el dolor y un poco de lucides llega, puedo ver que he crecido mucho que ya muy pocas cosas me asustan y sobre todo se llega a experiementear (por que no queda otra cosa) que Dios es real sino de que manera podria explicarse como he logrado vivir por 10 anos en una ciudad como New York sin familia con 48 anos de edad, y de llagar a limpiar casas hoy soy una facilitadora y life coach que trabaja para muchas organizciones de bienestar social. Gracias por una descripcion tan real y poetica de lo que es ser extranjero. Me permitio sensibilizarme de nuevo y dar mas amor a las personas que como yo son extranjeros. Estela
Esqueleto "epc_3c" para SPIP distribuido por ColeWebs.org | Diseño: joseluis | Copyleft