::: Dinámicas para tutoría :::
TODAS LAS MAÑANAS, CUANDO LEO EL PERIÓDICO
Yolanda jb / Miércoles 23 de noviembre de 2005
  Versión para imprimir de este documento Versión imprimir ::
 

TODAS LAS MAÑANAS, CUANDO LEO EL PERIÓDICO

Poema de GABRIEL CELAYA


Me asomo a mi agujero pequeñito.

Fuera suena el mundo, sus números, su prisa,

sus furias que dan a una su zumba y su lamento.

Y escucho. No lo entiendo.

Los hombres amarillos, los negros o los blancos,

la Bolsa, las escuadras, los partidos, la guerra:

largas filas de hombres cayendo de uno en uno.

Los cuento. No lo entiendo.

Levantan sus banderas, sus sonrisas, sus dientes,

y una belleza ofrece su sexo a la violencia.

sus tanques, su avaricia, sus cálculos, sus vientres

Lo veo. No lo creo.

Yo tengo mi agujero oscuro y calentito,

Si miro hacia lo alto, veo un poco de cielo.

Puedo dormir, comer, soñar con Dios, rascarme.

El resto no lo entiendo


Opinión por Mª José Alés

Todas las mañanas cuando leo el periódico... Así comienza Gabriel Celaya uno de sus poemas. Luego refleja en las estrofas lo que ve en el diario: un paisaje opresivo de banderas y cálculos, de avaricia y partidos, de furias y de guerra...; terminando las enumeraciones y hasta el mismo poema, tras desear quedarse en su agujero oscuro y calentito, con un desconcertado no lo entiendo.

Sin ser Gabriel Celaya, también yo, en ciertas ocasiones, al leer el periódico, desearía quedarme en mi agujero oscuro y calentito; como el poeta vasco, como la ardilla del poema infantil (yo sólo quiero mi tronco de árbol y mi agujero) que de seguro él conocía.

Y es que los contenidos del periódico no han cambiado mucho desde 1900. Abundan las banderas, incluso algunas más; y hasta si te descuidas, te arrean con los mástiles. Páginas y más páginas están llenas de cálculos: Fondos, Renta, PIB, IBEX...; todo muy detallado para disfrute de bolsillos llenos. Si hablamos de avaricia y pensamos con Marx que es el dinero lo que mueve el mundo, la avaricia subyace en noticias diversas: bodas, separaciones, denuncias, fraudes, ceses... De partidos, estamos bien servidos: políticos, de fútbol...; todos tienen estrellas que cobran, aparentan, discuten y juegan muchas veces con el sufrido público. La furia está presente cada día: robos, asesinatos, violencia callejera... Guerras, hay unas cuantas: de aquellas en que estamos implicados, nos informan nuestros corresponsales ampliamente; de otras, sólo sabemos cuando los muertos llegan al millar (hay muertos de primera y de segunda).

En lo fundamental, la prensa no ha cambiado demasiado en los últimos tiempos. Siguen prevaleciendo las noticias macabras, negativas, oscuras, “impactantes”... Hay que hacer un esfuerzo para ser objetivo y buscar la belleza, la bondad, la ternura...; todo lo que no “vende”, pero que espera fuera, fuera del agujero oscuro y calentito.

Y es que aunque no entendamos, al leer el periódico, el porqué de la furia, la avaricia, la guerra...; ni tampoco alcancemos a entender por qué son ésas las noticias que muestra; mejor es conocer y preguntarse que no saber de nada, que no analizar nada. Como la ardilla, que tan sólo quiere su agujero concreto en su tronco de árbol, permaneciendo ajena a que, además del suyo, existen otros bosques con árboles y troncos repletos de agujeros en los que viven... ¡ardillas como ella!

Opinión Publicada en Ibinoticias.com el 02 octubre 2003


Esqueleto "epc_3c" para SPIP distribuido por ColeWebs.org | Diseño: joseluis | Copyleft