::: Dinámicas para tutoría :::
¿ALUMNOS? ¡PERSONAS!
Autor: Luis Inclán
Yolanda JB - http://www.educarueca.org / Sábado 24 de marzo de 2007
  Versión para imprimir de este documento Versión imprimir ::
 

Al acabar la primera evaluación, estuve un buen rato hablando con Sonia, una chica de mi tutoría, aunque no es, ni ha sido, alumna mía en ninguna asignatura. Quizá por eso es más fácil plantear según qué cosas y hablar de forma más directa y sin condicionantes.

La razón de la entrevista era de peso: los ocho suspensos que había tenido en su estreno en segundo de bachillerato. Desánimo, frustración, ganas de abandonar, pérdida de toda ilusión... Y no eran suspensos injustos: eran fruto de la desgana, de la falta de alicientes, de la incapacidad ante el esfuerzo que se le pedía.

Tras un buen rato de charla -y de hacer de psicólogo gratuito- salió de la conversación algo más animada. Al cabo de unos días, cuando la tormenta ya había amainado, volvimos a hablar para establecer un plan de actuación: cómo enfrentarse al esfuerzo que supone el estudio de manera gradual, progresiva, pero constante. Durante los meses pasados, cada vez que nos cruzábamos por un pasillo intercambiábamos gestos -por mi parte, interrogativos; por la suya, respuestas mímicas de poco convencimiento, o bien de satisfacción por pequeños logros alcanzados-. Volvimos a hablar brevemente alguna vez para que el listón del trabajo no bajara.

Ayer viernes, vino a verme a la hora del descanso: quería darme las gracias porque había bajado a tres suspensos en la segunda evaluación. Cuando le respondí que el mérito era suyo, tan sólo me comentó: de acuerdo, pero sin las palabras de ánimo que me dijiste hace unos meses, yo no habría seguido adelante.

A veces cuesta muy poco elevar el punto de mira de los alumnos, cuando sus ánimos están por los suelos: hacerles volar algo más alto en vez de arrastrarse por el suelo. Y creo que debemos intentarlo. Yo no sabría dedicarme exclusivamente a enseñar Latín y Griego, olvidándome de que delante tengo personas; con sus complejidades y sus defectos, pero que a veces están gritando en silencio que alguien les eche una mano.

FUENTE: DOCEO ET DISCO-ΔΙΔΑΣΚΩ ΚΑΙ ΜΑΝΘΑΝΩ

Nos ha gustado este artículo especialmente ahora que encontramos a algunXs profes un tanto desencantadXs por la desaparición del 0. Anima saber que hay gente que jamás le ha reconocido bondad alguna. Nota de: Educarueca


Foro

  • ¿ALUMNOS? ¡PERSONAS!
    2 de enero de 2009, por hesu76
    creo que todos los profesores deberian adoptar una actitud de comprension y apollo a la persona antes que al alumno, independientemente de su situacion familiar, de sus aprobados, de su actitud, soy partidario de apollar mucho antes de juzgar. Que nadie piense que el que saca unas notas desastrosas es un desastre, no, es una persona.
  • ¿ALUMNOS? ¡PERSONAS!
    10 de octubre de 2008, por Virginia
    En verdad, así era antes y no había tanto conflicto como ahora. Los maestros, además de enseñar las asignaturas, educaban. Más aún, era bastante habitual que tu tutor te conociera perfectamente, te apreciera, siguiera de cerca tus pasos, conociera a tus padres... Pero hoy en día eso no es tan fácil. Y creo que, en gran medida, es por la actuación incorrecta de los padres (ya se sabe, tema trabajo, hijos desatendidos...), añadido, además, las reformas educativas y el actual funcionamiento de los centros, que me parecen, ambas cosas, muy mejorables. Desde que salí de preescolar me cogió una tutora y lo fue hasta que pasé a sexto. Desde los 5 ó 6 hasta los 11 años tuve la misma tutora (y siguió siempre mis pasos durante 6º, 7º y 8º). Hoy en día, nos vemos de vez en cuando, quedamos toda la clase; esa mujer sigue apreciándonos, sigue interesándose por nosotros. Pasó prácticamente todos sus días con nosotros durante seis años aproximadamente. Eso ya no existe. Hoy, eso es prácticamente imposible. No les siguen sus profesores porque se ha hecho imposible hacerlo, no les siguen sus padres porque tienen que trabajar todo el día para poder darles, en teoría, todo lo que necesiten... Y los niños, así las cosas, están solos. Deberíamos preguntarnos por qué y actuar en consecuencia. Y no lamentarnos tan a la ligera de los bestias que tenemos hoy por niños en las aulas porque todos tenemos culpa. Es mi opinión.
  • ¿ALUMNOS? ¡PERSONAS!
    24 de enero de 2008, por GG

    GRACIAS!

    ME EMOCIONÓ LEER TU ARTÍCULO, PORQUE ES MI PAN DE CADA DÍA, Y MI MAYOR PROBLEMA ES HACER ENTENDER A LOS COMPAÑEROS QUE LOS CHAVALES QUE MÁS ALIENTO NECESITAN, SON LOS QUE LLEVAN MÁS "PALOS" EMOCIONALES TANTO DENTRO COMO FUERA DE LAS AULAS.

  • ¿ALUMNOS? ¡PERSONAS!
    21 de agosto de 2007, por jasmin
    es una realidad q los jovenes nos desmotivamos aveses con facilidad ,siempre es vienvenido palabras de aliento para levantarnos cuando estamos en el suelo.en lo personal e tenido problemas con mis notas y a sido dificil subirlas pero sola no lo ubiera hecho.todo a sido grasias a mi tia brujita (como le digo de cariño y en base a la confianza q nos tenemos) del colegio. es esencial q la docencia abarque el campo emocinal por que no solo somos estudiantes si no tambien personas.
  • ¿ALUMNOS? ¡PERSONAS!
    19 de abril de 2007, por Manolo
    En primer lugar, felicitaros por aportarme tan buen materiel con las Dinámicas de Grupo. Soy maestro de música y este año me han metido a dar clase en secundaria; algunos grupos son muy complicados y las dinámicas me pueden ayudar bastante. Sobre el artículo en cuestión, soy de los que me gusta tratar a los alumnoss como personas, escucharles y aconsejarles, fuera de mi materia. Creo que sería conveniente hacer llegar este artículo a más de algún colega que no se a dado aún cuenta de que tratamos con personas. Un saludo!
  • ¿ALUMNOS? ¡PERSONAS!
    24 de marzo de 2007, por Pedro
    ¡Muy bueno el artículo! Y más todavía lo que demuestra ese profesor: estima por los alumnos. gracias.
Esqueleto "epc_3c" para SPIP distribuido por ColeWebs.org | Diseño: joseluis | Copyleft